Recursos de fe para este sábado 23 de junio

247
Foto: Pixabay.

Palabra del día

(contenido facilitado por www.diocesisdesincelejo.org)

Sábado de la XI semana del Tiempo Ordinario. Año II.

Feria o Bienaventurada Virgen María

Colores verde o blanco

Primera lectura

Lectura del segundo libro de las Crónicas (24,17-25):

Cuando murió Yehoyadá, las autoridades de Judá fueron a rendir homenaje al rey, y éste siguió sus consejos; olvidando el templo del Señor, Dios de sus padres, dieron culto a las estelas y a los ídolos. Este pecado desencadenó la cólera de Dios contra Judá y Jerusalén. Les envió profetas para convertirlos, pero no hicieron caso de sus amonestaciones.
Entonces el espíritu de Dios se apoderó de Zacarías, hijo del sacerdote Yehoyadá, que se presentó ante el pueblo y le dijo: «Así dice Dios: ¿Por qué quebrantáis los preceptos del Señor? Vais a la ruina. Habéis abandonado al Señor, y él os abandona.»
Pero conspiraron contra él y lo lapidaron en el atrio del templo por orden del rey. El rey Joás, sin tener en cuenta los beneficios recibidos de Yehoyadá, mató a su hijo, que murió diciendo: «¡Que el Señor juzgue y sentencie!»
Al cabo de un año, un ejército de Siria se dirigió contra Joás, penetró en Judá, hasta Jerusalén, mató a todos los jefes del pueblo y envió todo el botín al rey de Damasco. El ejército de Siria era reducido, pero el Señor le entregó un ejército enorme, porque el pueblo había abandonado al Señor, Dios de sus padres. Así se vengaron de Joás. Al retirarse los sirios, dejándolo gravemente herido, sus cortesanos conspiraron contra él para vengar al hijo del sacerdote Yehoyadá. Lo asesinaron en la cama y murió. Lo enterraron en la Ciudad de David, pero no le dieron sepultura en las tumbas de los reyes.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 88,4-5.29-30.31-32.33-34

R/. Le mantendré eternamente mi favor

Sellé una alianza con mi elegido,
jurando a David, mi siervo:
«Te fundaré un linaje perpetuo,
edificaré tu trono para todas las edades.» R/.

«Le mantendré eternamente mi favor,
y mi alianza con él será estable;
le daré una posteridad perpetua
y un trono duradero como el cielo.» R/.

«Si sus hijos abandonan mi ley
y no siguen mis mandamientos,
si profanan mis preceptos
y no guardan mis mandatos.» R/.

«Castigaré con la vara sus pecados
y a latigazos sus culpas;
pero no les retiraré mi favor
ni desmentiré mi fidelidad.» R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo (6,24-34):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos.»

Palabra del Señor


Reflexión del día

Sábado de la XI semana del Tiempo Ordinario. Año II.
En 2Ry 12 se reporta que los sacerdotes aprovecharon la nueva situación a favor suyo, por lo que el rey, asesorado por ellos, reglamentó todo lo referente a las ofrendas, a su inversión y al mantenimiento de los sacerdotes.
Enseguida, reporta una guerra entre filisteos y arameos (sirios), y que, cuando iban los arameos contra Jerusalén, Joás los alejó con el pago de un fuerte tributo.
En 2Cro el relato es sustancialmente el mismo, pero usa otra fuente que reporta un giro en la política. Al morir Yehoyadá, el rey Joás se sacudió la tutela clerical y se asesoró de consejeros laicos que lo llevaron por un camino de infidelidad a la alianza con el Señor y al desastre.
2Cro 24,17-25.
La nueva política tiene estos perfiles:
• Abandono del templo del Señor.
• Culto a los ídolos.
• Cólera de Dios.
La cólera (reprobación) de Dios se ve en el surgimiento de profetas para invitar al pueblo a la conversión, pero es inútil. El Espíritu de Dios revistió a Zacarías, hijo de Yehoyadá y sacerdote, cuyo mensaje se sintetiza así:
• Están quebrantando los mandatos del Señor.
• El abandono del Señor conducirá a la ruina.
• Si abandonan al Señor, él los dejará a su suerte.
En reacción contra él, se produjo una conspiración popular, lo lapidaron por orden del rey Joás, y Zacarías murió «entre el altar y el santuario» (Lc 11,51) como mártir.
El final de la vida del rey Joás se verifica en circunstancias humillantes:
1. En el ámbito internacional:
• Sufre una invasión siria (aramea).
• Le eliminan todos sus jefes
• Su pueblo es saqueado y despojado.
2. En el ámbito nacional:
• Fue derrotado por un pequeño ejército (y eso redundó en descrédito suyo).
• Esa derrota militar demuestra de que el Señor le negó su respaldo.
• Fue herido, asesinado y sepultado sin los honores de su rango real.
Los dos enfoques del mismo hecho, así como aparece en 2Ry y 2Cro, muestran dos posturas extremas que se pueden verificar en todos los tiempos, aunque con diversos nombres. En los tiempos de Joás, luchaban por prevalecer, unos contra otros, los sacerdotes, defensores de la dinastía davídica, y los consejeros laicos, quizá deseosos de un cambio.
Hoy podemos oscilar entre:
• El clericalismo. Nombre genérico dado a la intromisión indebida de los líderes religiosos en la organización política de la convivencia social.
• El laicismo. Nombre genérico dado a la absurda tendencia a separar la fe de la gente de su estilo de convivencia, como si la fe fuera meramente privada.
Los discípulos de Jesús tenemos una fe que implica un ideal de convivencia, que es el reino de Dios, que no significa una teocracia, ni un reino gobernado por sacerdotes (laicos o clérigos), sino una real alternativa de libertad, solidaridad, fraternidad, igualdad y alegría, cuyo fundamento e inspiración está en la buena noticia de Jesucristo.
Y la eucaristía anuncia, celebra y da testimonio de esa alternativa.
Feliz sábado, en compañía de María, la madre del Señor.
Adalberto Sierra Severiche, Pbro. 
Vicario general de la Diócesis de Sincelejo
Párroco en Nuestra Señora del Perpetuo Socorro → Fan page 

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí