Editorial-14 de septiembre de 2019: Cuando el mensajero incomoda

0
1548

El 10 de septiembre de 2019 la Red de Ética de la Fundación Gabo publicó una entrevista a la respetada periodista Yolanda Ruiz Ceballos, directora del servicio informativo de RCN Radio, y destacó una frase que ha resonado en la opinión pública. No solo por el prestigio que encarna Ruiz, referente ético y moral para los periodistas en Colombia, sino por la carga de sinceridad de su enunciado:

“Creo que desde muy joven entendí que este oficio encarna una inmensa responsabilidad social y entiendo que hacerlo bien significa incomodar y no siempre publicar lo que pide el mercado. Cuando dudo, cuando temo, cuando me pierdo, cuando estoy frustrada, me lo recuerdo una y otra vez”.

Nada más cierto en un país como Colombia donde hay tanta necesidad de saber para sanar.

El periodismo es defensor de la verdad. Los periodistas estamos llamados a defender ese valor moral con decidida entereza.

Pero, a veces, como dice Yolanda, la verdad incomoda cuando el periodismo se ejerce bien.

En sucrenoticias.com lo sabemos tanto que ligamos nuestros ínfimos réditos económicos por concepto de publicidad (y solo publicidad y no cambio de esta por esconder verdades) a que no negociamos nuestros principios.

Rechazamos la agresión física que sufrió este sábado nuestro editor José Iriarte Díaz, quien compartió esa situación lamentable con su colega Ernesto Benavides Sierra, redactor de los periódicos El Heraldo y Al Día.

El mensajero no es el culpable del mensaje que debe transmitir y de eso debe ser consciente una sociedad civilizada en la que quien ofrece su vida e integridad para dar a conocer la verdad debe ser protegido y valorado.

Valor que han tributado quienes en las redes sociales de este medio han expresado su respaldo al periodismo riguroso que hacemos, pensando siempre en que, aunque no somos infalibles, sí nos esforzamos por evitar los errores.

También debemos rechazar las expresiones de quienes, en la mismas redes sociales, han justificado la agresión física y verbal por haber «atentado» contra la integridad de las personas.

Cuando esas actitudes existen, es señal de que hay espíritus egoístas que rebajan el derecho a la vida justificados en sus pobres intereses particulares y en su comodidad moral frente a realidades injustas como la corrupción, que mata personas.

Aprendimos y aprendemos todos los días a hacer periodismo, y eso seguiremos haciendo mientras las fuerzas físicas y materiales nos den. A la violencia, responderemos con lo único que nos diferencia de los violentos: la palabra y los buenos argumentos.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí