La multa a un menor en Sincelejo por preguntar sobre las empanadas

400
Imagen de referencia.

Empezó como un tema jocoso en la redes sociales, pero tiene implicaciones serias, sobre todo para el bolsillo.

Primero, un grupo de jóvenes en Bogotá a los que compraban empanadas en un puesto que invadía el espacio público. Los multaron por comprarlas en ese sitio.

Ahora es un menor de 14 años en Sincelejo al que le impusieron un comparendo por $220.832 por preguntarle a un policía si le gustaban las empanadas.

La madre del joven aseguró a Caracol Radio que su hijo estaba en un gimnasio de la avenida Mariscal Sucre, adonde una patrulla llegó a un procedimiento.

También te puede interesar: Irrespeto a la autoridad, la conducta más recurrente en Sucre.

«Mi hijo estaba anoche (lunes 18) con unos compañeritos en el gimnasio y recibí una llamada de una persona que estaba un poco alterada y no le entendí bien. Pensé que había tenido algún inconveniente con alguien en el gimnasio», relató.

A la mujer le dijeron que debía presentarse con el documento de identidad de su hijo porque él había sido grosero con el policía. Ella fue con su esposo.

«Disculpe, señor agente, ¿a usted le gustan las empanadas?»

«El policía me dijo que había entrado a un requerimiento y mi hijo se le acercó y le dijo: «Disculpe, señor agente, ¿a usted le gustan las empanadas?»», resumió.

Uno de los agentes le señaló al menor que eso era una falta de respeto y «el otro lo trató» con malas palabras y lo sacaron del gimnasio tanto a él como a los otros dos compañeros que estaban con él».

Los padres del menor, previa llamada a su abogado, aseguraron que la imposición del comparendo no se ajusta a lo legal porque la Policía de Infancia no estaba en el sitio.

«(El comparendo) dice que el niño le faltó el respeto por preguntarle que si a él le gustaban las empanadas. El comparendo dice que debo pagar una multa tipo 2 que son 8 salarios mínimos (diarios)», añadió.

La madre piensa que el proceso fue exagerado por cuanto es un menor de edad porque ella, según aseguró, había visto el video de las cámaras de seguridad y «en ningún momento él se ve con burlas».

«No veo que sea el trato ni la manera. Están un poco susceptibles y rayados con el tema. Porque le pregunté a la gente que si mi hijo hubiese preguntado si le gusta comer plátano, ¿le hubiese faltado al respeto?», detalló.

Los padres del menor estaban la tarde de este martes en una inspección de Policía a averiguar qué procedimiento debe seguir.

sucrenoticias.com conoció que el comparendo fue impuesto por «Comportamientos que afectan las relaciones entre las personas y las autoridades», específicamente, «Irrespetar a las autoridades de policía».

La imposición fue a las 8:15 de la noche en la calle 17 # 22-69.

Caracol Radio se comunicó con un alto oficial de la Policía y este aseguró que el tema está en análisis.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí