Editorial-13 de septiembre de 2018: La educación es un derecho

1121

Los países pobres, en especial, tienen como única riqueza la educación. Cuando ello falla, la sociedad entera entra en crisis.

Benjamin Franklin decía: «Una inversión en conocimiento paga el mejor interés». Tan cierto como eso, es que los pueblos más educados tienen los mejores niveles de vida. Los pueblos que optan por la educación como prioridad, tienen siempre buenos frutos. La convivencia es uno de ellos.

Por eso, las protestas de docentes, tan criticadas por unos y aceptadas por otros, son respetables y dignas de apoyo.

¿Qué otra ‘arma’ tiene para hacerse sentir una sociedad decente? Alzar su voz. La protesta social no es un artículo de lujo en la Constitución. Su ejercicio es un derecho, como lo es la educación.

La protesta de hoy por parte de la Fecode debe llamarnos la atención sobre una cosa: ninguno de los recientes gobiernos en Colombia ha puesto la educación como prioridad.

La amenaza que hay a programas como el de Alimentación Escolar (PAE) deben provocar profundas reflexiones sobre el ejercicio del poder el Colombia.

No podemos permitir que los más pobres, en últimas los más afectados si se atenta contra el derecho a la educación gratuita, queden sin su mayor riqueza.

Sepamos diferir de lo que no está bien y defender a los que más necesitan de la educación.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí