Editorial-1 de septiembre de 2018: Sincelejo, seguridad violada

354

La balacera que se registro este viernes en un hostal de Sincelejo que funciona como motel fue una clara muestra de adónde llega el crimen.

Tres heridos producto de la confrontación armada entre dos delincuentes y un agente de la Policía.

El uniformado iba en un carro con una mujer que resultó herida de bala en una rodilla. Ambos ven que los persiguen y entran al motel, hasta donde llegan dos motorizados armados.

Se produce el tiroteo en el que los delincuentes también resultan heridos.

Lo ocurrido es un reflejo de que en Sincelejo en cualquier sitio se está expuesto a la inseguridad, hasta en un motel, sin importar si es por caso fortuito o algo previamente planeado.

La seguridad fue violada una vez más y siguen siendo cuestionables los retenes a los motociclistas en la capital sucreña.

Mientras en el Centro de Sincelejo hay numerosas unidades de la Policía dispuestas única y exclusivamente para inmovilizar, como si tuvieran metas impuestas, a cuantas motocicletas sin documentación se atraviesen, en otras partes de la ciudad, donde también infringen la ley, hay poca o nula presencia de la autoridad.

Eso permite casos como el del motel, cuatro hombres en dos motos y armados. Hubiera sido otra la realidad si esos insistentes controles los hubiesen desplegado en vías solitarias como la Troncal.

El cuestionamiento a los controles de tránsito es porque es demasiada la utilización de efectivos, mientras falta vigilancia en otras. Por eso, la ciudadanía es incisiva con las críticas y reclama prioridades.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí