La madre de Érika Yeneris: «No es justo esto»

608
Enith Gutiérrez, madre de Érika Yeneris.

El permiso de 72 horas concedido al coronel retirado de la Policía Joaquín Aldana, asesino de su esposa, la sincelejana Érika Yeneris Gutiérrez, para pasar Año Nuevo con su familia de Ibagué, ha despertado rechazo entre la familia de la víctima.

El exoficial fue visto en centros comerciales de Ibagué, después de que un juzgado de ejecución de penas le permitiera salir de la cárcel La Picota, de Bogotá, pese a una condena de 33 años.

Entih Gutiérrez, madre de Érika Yeneris, manifestó su tristeza e indignación por la salida de prisión del homicida.

«Todos están consternados porque no es justo esto de que él salga libremente a pasear, a divertirse, porque, en verdad, lo que él hizo no es justo», afirmó la mujer.

Érika Yeneris y su esposo y asesino, el coronel retirado Joaquín Aldana.

Gutiérrez aseguró que ya ha perdonado a Aldana, pero desligó ese perdón de la pena que el coronel debe pagar.

«Lo perdoné, y me acerqué y yo le dije: -Joaquín, yo te perdono, sabes. Pero pídele perdón a tus (dos) hijas», resumió.

Gutiérrez recordó que su hija era todo para ella y habló de su vida en el barrio 20 de Julio de Sincelejo, donde creció: «En mi barrio todo el mundo la conocía, fue una niña sencilla».

El asesinato de Érika fue tan escabroso que su cabeza apareció en una bolsa y el rostro desfigurado.

La justicia probó que su esposo la había asesinado, descuartizado y tirado su cadáver en diferentes partes.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí