Por: Verdad Abierta 

(www.verdadabierta.com)

La Europa es una hacienda ubicada cerca del casco urbano del municipio de Ovejas, en el departamento de Sucre. Más de 100 familias, que sufrieron el desplazamiento por los constantes combates entre la guerrilla de las Farc, los paramilitares y la Fuerza Pública, reclaman los títulos de propiedad de estas tierras. A junio de 2018, gran parte del predio permanece ocupado por una empresa conocida en la zona como Arepas Don Juancho.

La historia de la hacienda y de la comunidad campesina comenzó en 1969, cuando el gobierno del entonces presidente Carlos Lleras Restrepo compró estas tierras a una familia de terratenientes, dueña de la propiedad desde los tiempos de la Colonia. Para ese momento, el Instituto Colombiano de Reforma Agraria (Incora) le entregó la hacienda a 114 familias campesinas, usando una figura muy común en esos tiempos: una sociedad común y pro indiviso.

Esta figura requería que los campesinos crearan una sociedad conjunta que terminaría siendo dueña de las 1.321 hectáreas pertenecientes a la hacienda. En este sentido, cada familia campesina era dueña de un porcentaje de acciones de esta sociedad, pero no de un pedazo de tierra en particular. La idea era que la comunidad se organizara para la creación de un centro poblado y que cultivaran colectivamente, pero en la práctica, todos los socios dividieron la hacienda en partes iguales, las cercaron, y asumieron como suya cada parcela.

Durante la década de los setenta, varios campesinos dejaros las parcelas que habían cercado y se fueron a buscar fortuna a otros lugares de Colombia, e incluso varios a Venezuela. El Incora retomó el porcentaje de las acciones de los parceleros que se fueron y a las  tierras que quedaron abandonadas llegaron nuevos campesinos, entre ellos familiares de algunos de los que recibieron el título en 1969.

La situación de seguridad comenzó a complicarse en década de los ochenta con el aumento de la presencia guerrillera en la región. Ganaderos conformaron algunos grupos de autodefensa, con la excusa de proteger su territorio y enfrentar a las Farc y al Eln; sin embargo, estos grupos terminaron amenazado a los líderes sociales que se habían unido a la Asociación Nacional de Usuarios Campesino (Anuc) para reclamar nuevas tierras.

Con la llegada de los paramilitares desde Córdoba, a mediados de los 90, la violencia en la región se disparó. Además, los constantes enfrentamientos entre ‘paras’, la guerrilla y la fuerza pública desplazaron a la mayoría de los campesinos que continuaban cultivando en La Europa. Entre 1996 y 2005, fueron asesinados 15 habitantes de la hacienda y al final de este periodo solo quedaban cinco familias en el predio.

Luego de la desmovilización paramilitar en el año 2005 y la derrota militar de la guerrilla, la violencia disminuyó y varios campesinos regresaron a La Europa: algunos de los viejos propietarios y varios de sus familiares, que junto a nuevos campesinos, ocuparon las tierras que encontraron desocupadas. A diferencia de los primeros, el resto ocupaban la tierra sin ningún tipo de documento de propiedad.

Entre 2006 y 2008, llegaron a la zona varios representantes de una empresa que se hacía llamar Arepas Don Juancho, comprando los derechos de propiedad a los campesinos que vivían en la zona. Los documentos que firmaron los parceleros señalan que el comprador era un empresario antioqueño llamado Juan Guillermo Vélez Jaramillo.

Según los documentos recogidos por VerdadAbierta.com, Vélez Jaramillo pagó entre 270 mil y 300 mil pesos por hectárea, una cifra inferior a los tres o cuatro millones de pesos que se pagaban por la misma cantidad de tierra para la época. Las transacciones las realizó con algunos campesinos que regresaban del desplazamiento y con algunos de los adjudicatarios originales, que habían abandonado los predios durante los años setenta y ochenta.

El empresario hizo autenticar 92 documentos de compra-venta en la Notaría de Ovejas, en Sucre, y con los documentos asumió la ocupación del predio.  Allí comenzaron los problemas con los campesinos que tenían sus cultivos en la hacienda, y que se resistían a abandonarla.

La finca La Europa. Foto: Unidad de Restitución de Tierras.

Desde entonces, la empresa ha intentado desalojar a los campesinos en varias ocasiones. Además, la comunidad ha denunciado quemas de varios ranchos en la hacienda y constantes amenazas a los líderes que han tomado la vocería para denunciar la situación y reclamar la tierra ante la Unidad de Tierras.

Incluso uno de los líderes, Andrés Narváez, sufrió un atentado en junio de 2014, del que salió milagrosamente vivo, luego de recibir cuatro disparos.  El atacante, a quien la justicia condenó a 20 años de cárcel, era reconocido en la zona por ser un trabajador de la empresa.

VerdadAbierta.com encontró que no existe ninguna empresa con el nombre Arepas Don Juancho y que la verdadera compañía detrás de las compras es Pajumar S.A., de Guarne, Antioqua. Además, el portal también investigó que el teléfono de Pajumar, registrado en la Cámara de Comercio de Medellín, es el mismo de Agropecuaria Montes de María, una empresa de la que fue socio el exsenador Otto Bula, que se encuentra en la cárcel dentro el proceso de corrupción de Odebrecht y está relacionado con el despojo de tierras de otros casos documentados en esta base de datos.

A julio de 2018, después de cinco años de presentar el caso ante la Unidad de Restitución de Tierras, los campesinos siguen esperando una decisión de fondo.  El proceso se encuentra en el Tribunal de Restitución de Tierras de Sucre, y en el proceso la empresa se declaró opositora, es decir, que insiste en que tiene derecho a la propiedad del predio.

Momentos clave

1969 – ENTREGA DEL PREDIO A LOS CAMPESINOS

El recién creado Instituto Colombiano para la Reforma Agraria le entrega a 114 familias campesinas la propiedad de la hacienda La Europa, de 1.321 hectáreas. Los beneficiarios conforman una sociedad que es dueña de todo el predio, es decir, no hay títulos individuales para cada familia.

1970 -1978 – ABANDONO PARCIAL

38 de las 114 familias abandonan el predio por problemas económicos, muchos de ellos decidieron emigrar a Venezuela. El Incora le retiró los derechos de propiedad a los que se fueron, pero no se los entregó a nuevos campesinos.  Los beneficiarios que permanecieron en el predio ocuparon las parcelas que habían sido abandonadas. Para esos mismos años, 27 familias llegan al predio a ocupar los predios que no han sido parcelados.

1980 -1996 – AUMENTA LA VIOLENCIA EN LA REGIÓN

Los reclamos por tierras de los campesinos organizados en la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos, Anuc, dispararon la violencia en la zona. Además, durante esta década llegó la guerrilla de las Farc, con los Frentes 35 y 37, y aumentaron los secuestros y el robo de ganado.

1996 – 2005 – LLEGAN LOS PARAMILITARES

Los hermanos Castaño y Salvatore Mancuso enviaron un grupo paramilitar a los Montes de María. Durante la siguiente década se intensificó la violencia por los enfrentamientos entre la guerrilla y los ‘paras’. Los habitantes de la región fueron víctimas de masacres, secuestros, desplazamientos forzados y asesinatos selectivos. 15 habitantes de la Europa fueron asesinados entre 1990 y 2005. Para este último año, solo seis familias permanecían en la hacienda.

2006 – 2008 – EL REGRESO DE LOS CAMPESINOS Y LA LLEGADA DE AREPAS DON JUANCHO

Luego de la desmovilización paramilitar, los campesinos que habían abandonado sus predios en La Europa, regresaron a sus parcelas. En 2008 llegó a Ovejas el empresario antioqueño Juan Guillermo Vélez Jaramillo, ofreciendo bajos precios por las parcelas de los campesinos para comenzar un proyecto de cultivo de maíz, supuestamente para una compañía llamada Arepas Don Juancho. Vélez alcanzó a reunir 92 derechos de propiedad.

2010 – AUMENTA LA VIOLENCIA CONTRA LA COMUNIDAD

Comenzaron los problemas entre la empresa y los campesinos que se resistían a dejar el predio. Hubo varias quemas de ranchos de la comunidad y la empresa intentó desalojar a los habitantes con un amparo judicial.

2013 – LOS CAMPESINOS SOLICITAN LA RESTITUCIÓN DE LA HACIENDA

La comunidad presentó una solicitud ante la Unidad de Restitución de Tierras para que el Estado les titulara la totalidad de la hacienda, cuya propiedad para el momento era incierta.  El Estado tenía 37 derechos de propiedad que les había quitado a campesinos beneficiarios que dejaron el predio en las décadas de los 70 y 80. No era claro quién era el propietario de los restantes 77: la empresa decía tener 92 títulos, y varios campesinos tenían varios más.  Un grupo de familias campesinas había llegado a la hacienda desde los 70, pero no tenía ningún documento de propiedad.

2014 – INTENTO DE HOMICIDIO

Uno de los líderes de la comunidad, Andrés Narváez, sufrió un atentado en el que recibió cuatro disparos y del que salió con vida.  Otros líderes campesinos de la Europa fueron amenazados, por lo que durante los siguientes años, algunos tuvieron que salir del país, y a otros el Estado se vio en la obligación de brindarles esquemas de seguridad.

2018 – UNA RESTITUCIÓN INCIERTA

Después de cinco años, el proceso judicial de restitución no termina. El Tribunal de Restitución de Tierras de Sincelejo sigue estudiando el caso, en el que se ha presentado como opositora a la solicitud de los campesinos la empresa Pajumar S.A., dueña del nombre Arepas Don Juancho. Varios líderes continúan con esquema de seguridad y el responsable del intento de homicidio de Andrés Narváez, quien es reconocido como un empleado de la empresa  y fue condenado a 20 años de cárcel, sigue prófugo de la justicia.

La ubicación de La Europa

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí