El Edén y el conflicto por las líneas de alta tensión

486
Estas son las torres que soportarán las líneas de alta tensión. Foto de cortesía.

Un agudo conflicto se suscitó este fin de semana en el barrio El Edén, en el sur de Sincelejo, por la instalación de unas redes de alta tensión.

Se trata de un sector con pendientes que dan una vista agradable a buena parte de Sincelejo y en el que ya hay torres para la instalación de las líneas.

La polémica ha trascendido después de que moradores hablaran en redes sociales sobre su preocupación por la instalación de las redes.

En la discusión están de por medio la comunidad, la Policía, una senadora y el millón de usuarios al que Electricaribe ha informado que beneficiarán estas líneas.

Los quejosos aseguran que no son un barrio de invasión, que tienen escrituras de sus casas y que tienen derecho a una socialización profunda, que resuelva todas sus dudas por la posible afectación a la salud por este proyecto.

«Por muchos meses y recursos hemos tratado de pedirles la socialización, y ellos nunca lo han hecho, las reuniones han sido relámpago», sostiene uno de los intervinientes en el video.

Lo que es un evidente conflicto en el que están en juego la salud (para la comunidad), lo mismo y un posible abuso (según la senadora Ana María Castañeda) y la prestación del servicio (para Electricaribe), llevó a la congresista hasta el sector para pedir que las autoridades revisen los protocolos de instalación.

«Y nos permitan dar un parte de tranquilidad a la comunidad que hoy está desesperada», comunicó en su cuenta en Twitter, donde aseguró que estas líneas pueden causar leucemia y tumores cerebrales.

Un millón de usuarios

Electricaribe ya respondió a esta manifestación, y lo más importante que se lee en un boletín de prensa es que, si las redes demoran más en instalarse, se verán afectados un millón de usuarios en Sincelejo, Corozal, Toluviejo y otros de Sucre, así como municipios del centro de Bolívar y sur del Magdalena.

«Es importante aclarar que Electricaribe adquirió con anterioridad los terrenos por donde pasará la red eléctrica y asumió las servidumbres de ley, pero a la fecha y después de varias reuniones de socialización con las diferentes comunidades y autoridades, existen algunas personas que se oponen a la terminación del proyecto», dice el escrito.

La compañía cita a Ángela Rojas Combariza, agente especial para la intervención de Electricaribe, quien resaltó que la línea Chinú-Boston 2, que es la manzana de la discordia en El Edén, es importante y confía en que la comunidad permita la instalación y se puedan terminar los dos kilómetros que faltan.

¿Quién tiene la última palabra?

Comentarios en Facebook

1 Comentario

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí