El alemán que denuncia que lo despojaron de sus predios a orilla del mar, en Tolú

2689
El alemán Mafred espera recuperar sus predios para vivir su vejez en uno de ellos.

Un juicio oral llamó esta semana la atención en el Palacio de Justicia de Sincelejo por los nombres de sus protagonistas.

Por un lado, el del reconocido abogado Elkin Monterroza Gómez, quien libró una lucha jurídica hasta tumbar el cobro de la valorización en Sincelejo durante el mandato de Jesús Paternina Samur.

El otro, el del alemán, Mafred Dennerlein, quien acusa al abogado y a una mujer de haberlo despojado de costosos predios orillas del mar en Tolú.

El juicio lo sigue el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Sincelejo por el delito de fraude procesal.

La fiscalía acusa al abogado del proceso en el que resultaron falsificadas unas firmas cuando él era apoderado de la Urbanización Tolú, que vendía lotes a particulares.

El caso se remonta a 1995, cuando el alemán estuvo casado con una colombiana, con quien convivió 8 años hasta que decidieron divorciarse y separar sus bienes.

A la mujer le correspondió un apartamento en Barranquilla y a Mafred, cuatro predios a orillas de la playa, en el paradisíaco corregimiento El Francés, en Tolú.

Mafred, quien se mantiene entre Alemania y Colombia, le pidió el favor a una amiga que se encargara legalmente, con nombre propio, de los lotes.

La condición es que cuando los dos hijos del europeo cumplieran la mayoría de edad, su amiga le devolvería los predios para que los herederos dispusieran de ellos.

Cuando cumplieron los 18 años, uno de los hijos y su padre intentaron disponer de los predios, pero se encontraron con que estos habían sido vendidos.

La exesposa, según la investigación de la Fiscalía, vendió los lotes, registrados en la Notaría Tercera de Sincelejo en una compra venta en la que figura el nombre del hoy contralor Miguel Arrázola Sáenz y la señora Isa de Fayad. 

El abogado Elkin Monterroza Gómez es muy conocido en Sincelejo porque consiguió que el Municipio no les cobrara a los sincelejanos el impuesto por valorización.

Se los compraron a la Urbanización Tolú, que representaba el abogado Monterroza. Lo que el ente investigador descubrió es que la firma de Álvaro Calle, representante legal de la Urbanización, fue falsificada.

El registro de la compra venta de los lotes ocurrió en 2010 y desde entonces los alemanes, padre e hijo, no han podido recuperar los predios, que costaron para la época unos $50 millones y que hoy están avaluados en unos 2 mil millones de pesos.

El alemán y Thimoty, uno de los hijos, han intentado recuperar los lotes, pero eso no ha sido posible.

“No he podido tomar posesión debido a que se han vendido fraudulentamente a otras personas con una escritura y un poder falsificado. La huella y la firma son falsas”, sostuvo el joven.

Si recuperan los predios, los Dennerlein hijos esperan que su padre pueda pasar su vejez en uno de estos, otra parte proyectan usarla para pasar vacaciones ellos y otra parte para alquilarla.

Esta semana estuvieron como testigos de la Fiscalía los alemanes y otras personas, y en una próxima ocasión los de la defensa, es decir, con los que el abogado, particularmente, intentará demostrar la inocencia que hasta el momento ha declarado.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí