¿Cómo cambia el ajedrez político de Sucre con la detención de Antonio Guerra?

578
Con la caída política de Antonio Guerra, la senadora Castañeda es la más opcionada a heredar ese poder.

La semana pasada hubo un hecho judicial y político esperado para unos y no tanto para otros: la detención del exsenador Antonio Guerra De la Espriella por orden de la Corte Suprema de Justicia.

El excongresista de Cambio Radical está vinculado al proceso en que otros políticos de Córdoba han sido acusados de recibir, presuntamente, 2 millones de dólares (unos $6 mil millones) de Odebrecht para favorecer a esta multinacional brasilera con contratos de infraestructura.

Este hecho cambia la realidad política de Sucre a solo siete meses de las elecciones de gobernadores, alcaldes, concejales y diputados.

Sin importar que «Toño» Guerra perdiera este año su curul porque le ganó la también sucreña y compañera de partido Ana María Castañeda, sus cuatro períodos en el Congreso lo convertían en una ficha clave en Sucre para el otorgamiento de avales.

Cercano al exvicepresidente Germán Vargas Lleras, jefe natural de Cambio Radical, Guerra se ocupará de su defensa judicial y alguien hará, políticamente, lo que él hacía.

Antonio Guerra De la Espriella. Foto: Senado de la República.

La más indicada parece ser la senadora Castañeda, quien este año llegó por primera vez al Congreso con un fuerte apoyo de la casa Char de Barranquilla, ala de Cambio Radical en el Caribe.

La bendición para los avales regionales la da, tradicionalmente, el representante de la cámara alta en cada departamento. En Sucre ese papel era atribuido a Antonio Guerra.

Papel que es casi seguro que repose en la novel senadora, esposa de Mario Fernández Alcocer, exsenador por el Partido Liberal y a quien él le ‘cedió’ esa curul.

En bandos distintos

Ana María Castañeda, senadora sucreña por Cambio Radical. Foto de cortesía.

Uno de los avales más importantes de este año en Sucre será el de la Alcaldía de Sincelejo. Con Antonio Guerra en libertad, las posibilidades de que este aval lo obtuviera José Quessep, tío del alcalde Jacobo, eran altas.

No solo porque Salim Villamil, primo de Jacobo, es representante a la Cámara por Sucre y es de Cambio Radical, sino porque tras la pérdida de su curul, se evidenció una profunda distancia entre Guerra y Castañeda. Y es que el primero hizo jurídicamente lo posible para no quedar por fuera del Senado.

Pero con Castañeda en esa corporación, las cosas cambian. La distancia entre Mario Fernández y Jacobo Quessep es también de conocimiento público. Y Quessep tendrá al parecer que aspirar por otro partido.

El más opcionado a recibir el aval es el esposo de la senadora, quien ha mostrado sus intenciones de ser alcalde de la capital sucreña.

Ella también puede consolidar un gran poder político con la gestión de avales para otras alcaldías, concejos, Asamblea y posiblemente para la Gobernación.

Cambio Radical tiene actualmente en Sucre dos diputados, concejales en Sincelejo y otros municipios, alcalde en Sucre, Corozal, El Roble y Majagual.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí