Video: La fallida captura del caimán en Coveñas, captada por un periodista

663

Que la información no ha debido publicarse, que es nociva para el turismo, que es mentira, que es normal. Que, que y más que…

Como quiera ser, lo cierto es que sí llama la atención, sí genera impacto en la comunidad, y, por tanto, sí debe saberse la historia del caimán de Coveñas.

No es que sea uno solo. De hecho, debe haber muchísimos en la Ciénaga de la Caimanera, cerca del mar, pero lo sucedido es casi inédito: que un caimán se quedara tanto tiempo en las aguas del Golfo de Morrosquillo: desde el 24 de diciembre, primera vez que lo vieron.

Una voz con autoridad

El comunicador social y periodista Edgardo Támara De la Ossa, con conocida y seria trayectoria en medios, disfrutaba de su descanso en compañía de su familia en Coveñas, y vivió de cerca el encuentro con el reptil. Fiel a su instinto profesional, no dudó en filmarlo y fotografiarlo.

Ocurrió la tarde del 30 de diciembre último cerca del sector de la Boca de la Ciénaga, donde ya había sido visto el incómodo visitante.

Desde una lancha que transportaba turistas en los gusanos inflables alertaron a quienes se estaban bañando, entre ellos niños, para que salieran del mar.

«Siempre trato de llevar mi cámara, la saqué y empecé a capturar lo que pude. Efectivamente, era un caimán, se sumergía y salía a respirar cada 20 0 30 minutos. Fue impactante, nunca había visto a un caimán en el mar, asustaba. Lo curioso del caso es que la gente no se fue de Coveñas ni de las playas, seguía llegando, querían ver al animal», relata.

Muchos pescadores con los que habló, llevado por esa alma de reportero que jamás descansa, le contaron que, cerca, hay un criadero de babillas y que en la Ciénaga de la Caimanera, por supuesto, hay caimanes y que ese ejemplar en particular pudo haber cruzado por la Boca hasta el mar.

Otra captura fallida

«Casi fue capturado, estuvieron muy pendientes todos los pescadores. Gente muy veterana en las faenas estuvo haciéndole la ‘cacería’ con «boliches», con «trasmallos», apoyada en la Dirección Marítima de Coveñas, la Armada y la Policía Nacional. Faltaron herramientas de pesca para poder capturarlo vivo y regresarlo a su hábitat», sostiene.

Quienes se hospedaban en ese sector pasaron el 31 libres de la inquietante presencia del caimán, que, hasta ahora, ha logrado evadir el cerco de las autoridades y de pescadores.

Mide entre tres y cuatro metros de largo, lo suficiente para que un turista promedio quede boquiabierto con su estadía.

Mira aquí fotos del animal:

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí