La Villa y su primer año sin la fiesta del Milagroso por la emergencia sanitaria

910
Foto: Seguidores del Milagroso de la Villa-Barranquilla.

Las medidas para prevenir el coronavirus han tocado todos los ámbitos, entre ellos el religioso. A primera hora de este jueves 12 de marzo el Inder Sucre anunció la cancelación de la Carrera Atlética Nacional Mariscal Sucre.


Y caída la tarde el Consejo Departamental de Gestión del Riesgo, que preside el gobernador y lo asesora, aprobó cancelar la fiesta del Milagroso de la Villa.

Se trata de una procesión multitudinaria, que atrae a fieles de todo el país, y que se celebra cada marzo con la imagen del Cristo Negro que alberga la Basílica Menor del Señor de los Milagros, en el casco urbano del municipio de San Benito Abad.

Carlos Carrascal Sierra, coordinador del Consejo de Gestión, informó que la Gobernación se ha adherido a las medidas preventivas decretadas por el Gobierno nacional, por lo cual fue cancelada la procesión.

«A partir de la fecha queda suspendida todo evento en el departamento de Sucre cuya actividad sea de más de 500 personas», sostuvo.

Monseñor José Clavijo Mendez, obispo de Sincelejo, informó poco después de que la prensa conociera esta decisión, que la Diócesis de Sincelejo acata las medidas de las autoridades sanitarias en beneficio común.

El prelado indicó que se reunirá con el colegio de consultores, que está conformado por sacerdotes de la Diócesis, para estudiar a fondo la situación.

Monseñor José Clavijo Mendez, obispo de Sincelejo. Foto: Diócesis de Sincelejo.

Otro acto cancelado

El padre Adalberto Sierra Severiche, vicario general de la Diócesis de Sincelejo, informó que el bingo anual de la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que convoca un número de asistentes mayor al permitido por el Gobierno, ha sido aplazado.

El presbítero informó que la decisión se da por solidaridad humana y caridad cristiana.

Este último término lo utilizó el obispo al dirigirse a los fieles que cuestionan la recomendación de la Conferencia Episcopal de Colombia de recibir la comunión en la mano y no en la boca.

El jerarca recordó que recibir la hostia consagrada en la mano data de cientos de años y que, cuando hay amor por los demás, no es difícil renunciar a los criterios propios en beneficio de los demás.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí