El triste adiós a las víctimas del accidente en Sahagún

1427

Globos de colores, una foto donde aparece como era, sonriente, y rostros de aflicción entre los asistentes fue lo que se observó este martes en la tarde en el último adiós a la niña de 10 años fallecida junto con sus abuelos maternos en el accidente de tránsito en Sahagún este fin de semana.

El féretro de la niña, blanco; el de su abuela, café y el de su abuelo, expolicía, con el pabellón nacional. Los tres fueron puestos frente al altar de la catedral San Francisco de Asís de Sincelejo, donde celebraron la eucaristía de exequias.

Los tres féretros frente al altar de la catedral.

En un vaivén doloroso y conmovedor, la teniente de la Policía Katia Vergara Manchego, vestida de civil, tocaba los ataúdes, y más el de su pequeña hija.

Varias veces lo hizo para poner sobre la madera blanca del féretro un vestido de flores, el preferido de su niña.

Su rostro era de dolor mezclado con fuerza. Perdió a sus padres y a su hija, quienes el domingo en la tarde chocaron el carro en el que iban con un tracto-camión en el corregimiento Tierra Grata, de Sahagún.

Regresaban de San Marcos de un compartir familiar. En el automóvil también iban Lilibeth Díaz Manchego, joven funcionaria de la Alcaldía de Sincelejo en el área de tesorería, y el entrenador Jerry Gaviria Balseiro, forjador de patinadores y experto en artes marciales mixtas.

Lilibeth fue sepultada en San Marcos en un cortejo concurrido, como también fue el de Jerry, en Sincelejo.

La Policía de Tránsito investiga formalmente las causas del choque del que ya informó preliminarmente que había sido ocasionado por una invasión al carril contrario por parte del automóvil en el que se movilizaban las víctimas fatales.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

Ingresa tu comentario
Por favor, ingrese su nombre aquí